Primera reseña de Poliedro 4

Desde el teclado de Emiliano Navarrete, se publicó originalmente en Aficción bajo el título “un verdadero antipoliedro”.

Cada vez que intento hablar del Grupo Poliedro siempre termino contradiciéndome, invalidando cada crónica realizada anteriormente, y con justa razón: “Poliedro” se caracteriza por tener múltiples caras con lados desiguales. Si llamo a esta crónica como “un verdadero antipoliedro” es porque nos encontramos con un engendro de dicho colectivo muy atípico, muchas veces políticamente correcto como “objeto libro” pero con varios sinsabores, porque algunos de los que escriben ahí son personas que aprecio mucho y me dan impotencia los errores cometidos por la editorial Forja.

I

La colección “Poliedro” se ha caracterizado por cinco cosas. La primera es que siempre ha sido una autopublicación donde cada miembro aporta una cuota simbólica para poder dar vida al libro, la segunda es que siempre se entrecruzan demasiados estilos narrativos ligados con la triada de “Terror, Fantasía y Ciencia Ficción”, lo tercero es que todas las ilustraciones de las portadas las ha realizado Soledad Véliz, lo cuarto es que Jorge Baradit con Luis Saavedra siempre han hecho la diagramación del libro y lo quinto es que en ella nunca ha intervenido una editorial.

Poliedro 4, desde ahora “el antipoliedro” rompe con cuatro de las cinco características propias de una publicación tradicional del colectivo artístico; matuvieron el principio de la cuota simbólica pero cambiaron, muchas veces para bien, algunos para mal, la antología de Poliedro. el antipoliedro sólo posee cuentos de Ciencia Ficción y Terror, dejando de lado la fantasía característica de sus publicaciones, aunque si bien hay elementos de fantasía en varios relatos de Ciencia Ficción, pero no es lo fundamental en esas historias.

Las ilustraciones de las portadas fueron responsabilidad de Oliver Contreras, acabando con la tradición de las luminosas y atípicas bestias retratadas de Soledad Véliz por el retrato de un patrón reiterativo en los cuentos de Poliedro, personajes insertos en una realidad hiper-mediatizada. Y el último punto es que desde ahora la diagramación la realizó la misma editorial.

Las ventajas de haber publicado en la editorial Forja es el posicionamiento masivo de la antología en diversas librerías donde antiguamente les habían negado la entradas a sus publicaciones, otro punto es que los materiales usados para construir el libro son sólidos y convincentes, no hay páginas que se salen y no hay errores involuntarios de forma. Las desventajas de haber publicado en aquel lugar tiene que ver con lo referido como “la mutilación de Poliedro” en mi moderación en Noviembre Fantástico.

Con libro en mano, citando con nombre de autor, página y párrafo, en formato académico (poco usual en mi) expliqué que contratar una editorial no necesariamente uno obtendrá el trabajo que uno esperaba en proporción a la inversión de capital en dicha institución, errores de estilos inusuales e involuntarios por parte de los autores afectados (Daniel Guajardo, Alberto Rojas, Francisco Ortega entre otros) muestran un triste descuido y des-valoración a la confianza depositada por los autores que integran el colectivo (recordando el odioso detalle de la falta de ortografía en el título de la opera prima de Emilio Araya).

II

Me gustan los lanzamientos de libros fantásticos, me encanta el compañerismo que se respira entremedio de papeles recién entintados y abrazos breves que se convierten mentalmente en eternos, me fascina la sorpresa y poder ver a los culpables de quienes leo, y ese martes 8 de noviembre pude comprobarlo por enésima vez, acompañado de mi buena amiga Camila Riquelme, saludando a varios de los autores que ya he entrevistado para mi documental “Trofn” y a otros que he aprendido a conocerlos levemente en el camino, saludando y compartiendo brevemente anécdotas con los chilénicos José Luis Flores y Verónica Jara, conocer finalmente a Soledad Véliz, una de las escritoras e ilustradoras más difíciles de pillar y ver los rostros de sorpresa de varios otros escritores al verme con credencial oficial de prensa muestra nuestro posicionamiento como “cronistas de las ficciones”.

Un reencuentro emotivo fue lo que orquestaron Poliedro para su antipoliedro, Patricio Alfonso nos comenta a grosso modo cada cuento antologado en dicha publicación, resaltando el caracter novedoso de incluir en sus filas a Rodrigo Juri, Francisco Ortega y Alberto Rojas, mientras que José Luis Flores se autoproclamó (asertivamente) como el villano invitado en dicha publicación. Luis Saavedra se emocionó hasta las lagrimas por todo el camino recorrido, desde el 2007 hasta la actualidad, recordando a Sergio Meier en la memoria y a Sergio Amira en afecto. Armando Rosselot resaltó brevemente cada virtad de cada uno de los relatos reunidos y la editora de Forja simplemente se mandó un discurso de lo obvio.

III

Ya expresado mi disgusto por la mutilación de varios cuentos del antipoliedro procederé a rememorar los cuentos que más me cautivaron. La revelación en este tomo es el debutante Rodrigo Juri, de profesión ingeniero agrónomo, organizador de la 65ava convención de literatura de Ciencia Ficción en Yokohima, Japón, colaborador de Axxon y TauZero entre otros diversos portales. Su cuento “Una entre un millón” es un cuento romántico de ciencia ficción pura, de inteligencias Artificiales, guerras civico-robóticas, promesas por cumplir y de un padre completamente bastardo, simplemente, están obligados a degustar dicho cuento. Pablo Castro, mentor de mentores, antologado en Alucinaciones TXT, Cosmos Latinos y Años Luz nos deleita con finura, elegancia y precisión un cuento con excesos de referencias a la física, neurolinguística y astronomía, “Emil Infinito”, un mercenario cuántico buscando su redención en la eternidad y una policia temporal-espacial al estilo CSI. Simplemente Bello, al estilo de “Inception”, pero mejor.

“Por siempre” de Ángela González, en su debut en Poliedro, explaya las fantasías infanto-juveniles mezclado por la corrupción varonil-animalesca, inspirado en los bosques blancos de la lejana Rusia, la joven escritora nos deleita con personajes sexualmente ambiguos, frágiles con una alta dosis de acción y movimiento. “De acuerdo al plan” de Daniel Guajardo nos muestra el lado más oscuro del autor, altamente probable el relato está inspirado en su juventud, es la historia de un joven tan real como tú, pero con un don, puede controlar el futuro, maneja los hilos en códigos pascalianos, imagina el presente y futuros de todo su entorno, soprendiendo a su alcoholizante entorno. Muy recomendable (omitiendo los errores involuntarios de sus editores).

IV

“Día uno” de Alberto Rojas es imaginable como cortometraje, tiene aires a “Psique” por su semejanza a las visiones de un Santiago Post-Apocalíptico, inclusive coinciden algunos de los barrios retratados, pero no así los personas. Sofía vive en la Biblioteca Nacional reacomodada a sus gustos personales, una vampireza de bajo perfil, un tanto maniática, otro tanto bibliófila, y Alfredo, un amigo vampiro que la visita de cuando en vez, en un Santiago desértico, con calles hecha trizas y pocos humanos la moralidad y los códigos éticos de los vampiros se ve anulado por el instinto de supervivencia. ”Manos” de Armando Rosselot quisiera leerlo como prosa narrativa y no como cuento, de contenido intenso y melancólico, si se hubiera arriesgado en convertirlo en poema sería una verdadera joya. “Up date” en cambio es de mi total agrado, parte de una premisa sencilla ¿qué pasaría sí nos resetearíamos a nivel cultural al nivel más elemental?, un cuento paleopunk humorístico, lúdico, y un tanto moralizante, bajo la óptima del “buen salvaje” de Rousseau. Muy buen cuento.

“Setenta y siete” de Francisco Ortega, no estuvo exentos de errores de diagramación, deleita un una crónica policial terrorífica. 77 es una cifra muy misteriosa, 77 héroes de la Concepción, 77 monstruos que devoraron la sierra peruana, 77 fueron los testigos del discurso de Chacarillas, todos los casos de la ex fiscal estrella de la Policia de Investigaciones tiene que ver con ese número cuando se trataba de alguna macabra matanza, lea y sepa porque 77. “Río Negro” de José Luis Flores es un cuento de terror introspectivo, tiene mucho de la oscuridad desplegada por Mike Wilson en “Zombie” pero llevada al otro lado de Santiago, con las bestias del río Mapocho, muy reconocibles, pese a que me cuesta creer que un narcotraficante explique de manera elegante el horror en que todos viven bajo los puentes.

V

“El legado de Lester Hassan” de Patricio Alfonso es uno de los cuentos más elegantes escritos en éste tomo. Un inventor informático caído en desgracia por las disposiciones legales y una que otra crisis económica lo relegaron a un eslabón perdido en la cadena productiva, si bien tuvo riquezas que lo permitieron vivir sin apuros, eso era lo que menos le importaba al informático, antes de morir tuvo una peculiar venganza, o mejor dicho, legado, una máquina más imbatibles de las palomas de las ciudades céntricas, un ave de tipo mecánico capaz de crecer y multiplicarse. Su creación se apoderará de todos los techos de los suburbios, se acordarán de mi. ”Chamán” de Sebastián Gumera es un intenso relato chamánico, un juego interesantes de estilos donde son reconocibles paisajes y líos morales entre sus personajes a la usanza de Sergio Amira y Jorge Baradit, no es en vano que en la edición anterior hiciera un cuento inserto en el imaginario de Sergio Amira. Muchas infusiones, colores psicodélicos y simbolismos rodean el cuento. Un buen cuento para explotar la cabeza y convertirse en cebra.

VI

“Manos viejas” de Soledad es el relato mas traumatizante que he leído, un crimen atroz, instrucciones macabras del subconsciente, la confianza y aquellas frias manos viejas que abusan de Marianella. Sobre lo del trauma no lo invento, es cuarta vez que lo leo y aún no lo internalizo, sordidez pura. y finalizo el análisis con el fundador de Poliedro, Luis Saavedra, pero esta vez no nos deja un relato de ópera espacial sino “El último rey de Macedonia”, un drama existencial sobre identidades-espejo, robótica, acertijos y la resonancia de lo que fue el terremoto del 2010.

Si desea conocer por sus propios ojos la obra “Poliedro 4? búsquenla en las principales librerias del país a un precio muy accesible. Conozca una gran palestra de estilos, visiones, fijaciones y comprenda porqué el antipoliedro será recordado como tal, un objeto de culto. Definitivamente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s